Poesía y literatura colombiana.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 CAPITULO III:Cuando el corazón palpita cual insomne guardián de los recuerdos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lila Manrique
Directora
Directora


Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 07/05/2012

MensajeTema: CAPITULO III:Cuando el corazón palpita cual insomne guardián de los recuerdos   Miér Mayo 09, 2012 3:09 pm




El Adiós que No Dijiste

A mi madre


"Están doblando a madre las campanas
y el corazón está sonando a llanto"

Carlos Sahagún






Respondo con otro adiós
al adiós que no dijiste
porque es tan inmenso
el amor que nos legaste
que en él no cabía
un vocablo que insinuara
que en las almas se acrecienta
con tenacidad el olvido.

Te digo un adiós
que niega tu partida
como un grito que se escapa
de quien ahora
es prisionero
de una eterna rebeldía
aunque sienta
que eres libre
como estos versos
para ti tardíos
o como las notas
que se fugaron
de los pentagramas
de tus manos.

Dejaste tanto de ti misma
que no hay palabras que traduzcan
la presencia de tu ausencia.

Todavía siento
la textura de tu voz
que tiene la fragancia
del árbol recién talado
mientras que el tiempo insinúa
que es posible poner orden
en este maremágnum
de recuerdos.








Paranoia

A Raul Gómez Jattin (Cartagena, mayo 31 de 1945-mayo 22 de 1997)




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Has tejido un manto
con los rayos del sol
y te has hecho un vestido.

La risa de la lluvia
se presiente en tu rostro
y hay quien dice
que ya no te atormentas
cuando late en la distancia
el corazón de la tierra.

El alba ha convertido en sus caricias
las asperezas del recuerdo
y con sus alas majestuosas
ha vencido otra vez el pensamiento
del mar de tus ausencias.

Y se han confundido
todas las auroras
en los cristales desvelados
por tus palabras sin sueño.

Hay esperanzas de palomas
en esta palidez de tus suspiros.

Una canción concebida
en un acorde de jardines taciturnos
vibra en un instante
en el horizonte inasible,
mientras el resplandor de tu presencia
se suspende en la tarde...

Una tarde fatigada
que algo sabe de ocasos
pero que se yergue sin pudor
como el deseo furtivo.

Los oídos de la noche
han adivinado este canto
y acompañan ahora
a los centinelas del olvido
que te han hecho huir
por las tinieblas imprecisas.

¡Y te alejarán
de las manos que te piensan!

Quieren ellos encerrarte
en la soledad del silencio
por violar a la Palabra,
porque en un grácil tálamo de ensueños
le engendraste la locura.













Bienhechora


A Pabla Judith
(In memoriam)


¡Qué lindo está el cielo, tan grato y risueño!
Allí eres cual astro de sacra hermosura:
el ángel querido que amé en cada sueño
con todo mi afecto, pasión y ternura.

Tornaste a la vida mi vida ya inerte
sonriendo dichosa, brindando tu aroma...
Mis penas profusas huyeron al verte
¡virtual sombra fugaz de grácil paloma!

Es hoy tu recuerdo,querube en el Cielo,
fulgor de tu esencia que nunca se olvida;
la luz como el oro que había en tu pelo
aún ilumina la paz en mi vida.

De tu alma el Artista te colme de honores
te ofrezca gustoso del Néctar Divino
que el tuyo recuerdo reviva las flores
que están ya marchitas en mi arduo camino.




Tal Vez Sea por Eso

(Al padre y maestro inmanentes)

Te fuiste,
así de pronto,
silenciosamente,
como haciendo honor
a la grandeza
de tu vida sencilla.

Te fuiste
sin el adiós consabido,
porque tu espíritu rebelde
no podía ser atado
por convencionalismos.

Te fuiste,
y aquí nos dejas
tu alabarda,
tu luchar quijotesco
contra la injusticia
inveterada.

- Tal vez sea por
eso que te fuiste
así tan pronto de este mundo
que no es justo -

Pero del todo
no te has ido
porque dos veces
representas
la inmanencia del presente:
eres la estirpe que está viva
en la familia que forjaste
y eres el maestro
que aún germina
en las semillas que esparciste.





Ante la Otra Luna

(Desde que el hombre llegó a la luna, ya no es la misma luna)


Te quise romántica
cuando eras la diosa,
la jamás expugnable,
cuando a tu rostro noctámbulo
llegaban tan sólo
las tiernas caricias
de cantores y poetas
que tu vida enigmática
con rítmicos versos
descifrar anhelaban.

Te quise inocente
cuando eras la amiga
de hadas y duendes
y de los niños de entonces
que con cuentos de niños
felices vivían;
cuando nunca creíste
que una era de uranio
desintegrar pudiera
el mitológico hechizo.

Y no quise quererte
cuando en impune momento
una mano mecánica
profanó con violencia
tu seno de virgen
y develó para siempre
el antiguo misterio
que creíste intangible.

Desde entonces
sé que siente tristeza
tu rostro mutable
porque te han poseído
los seres lunáticos
que habitan la Tierra
y las modernas versiones
de la vanidad milenaria
que ostentan los hombres.





©2007 Derechos reservados Ramiro Padilla Guerrero

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://coliterariacolombia.foro-colombia.net
 
CAPITULO III:Cuando el corazón palpita cual insomne guardián de los recuerdos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cuando creeis que Oliver se enamoro de Felicity??
» Dark Chronicle, un videojuego peculiar
» Comenta 5ª temporada de "El Mentalista"
» Yu-gi-oh Arc-V
» Comenta 3ª temp de "Hart Of Dixie" Ritmo EEUU

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COLOMBIA LITERARIA :: POESÍA y ESCRITOS DE RAMIRO PADILLA GUERRERO :: LIBROS Y POEMARIOS-
Cambiar a: