Poesía y literatura colombiana.
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 CAPÍTULO II: Cuando los ritmos del corazón añoran la rima perdurable

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lila Manrique
Directora
Directora


Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 07/05/2012

MensajeTema: CAPÍTULO II: Cuando los ritmos del corazón añoran la rima perdurable   Miér Mayo 09, 2012 3:35 pm

Tiempo-Soneto





Comienza al comenzar este soneto
el tiempo que me da tu cortesía,
terminará - sin nada de ufanía -
al terminar el último cuarteto.

Es tan corto este tiempo, tan discreto
que divaga mi vaga fantasía:
el tiempo si pudiera detendría
al unir nuestros labios en secreto.

Al breve instante en que se va la vida
le llegan su final y despedida
y el presente se torna en tu pasado

y en futuro temor de lejanía.
Adiós, vas a decir, lo presentía,
nuestro tiempo soneto... ha terminado.





Envidia





No sé que es envidiar, grato amor mío,
es por eso que es poco lo que entiendo
si entristeces, amor, porque está siendo
envidiado tu porte y señorío.

Porque quizás sea hija del hastío
odio la envidia que jamás comprendo,
prefiero amar el mundo que estás viendo
por ser tan lindo cuando en ti confío.

Envidia: ¿dije que no soy tu amigo?
pero tal vez no sé ni lo que digo,
tal vez soy reprochable mentiroso.

Yo envidio con furor ¡y con denuedo!
al fausto rey que derrocar no puedo
sin lastimar tu corazón precioso.






¡No más secuestros!

A que exista esta infamia del secuestro
no hay derecho, Dios mío, no hay derecho
a tener que sentir dentro del pecho
dolor del secuestrado en país nuestro.

El villano que en esta afrenta es diestro
para hurtar libertad está al acecho
secuestra con sadismo porque de hecho
en maldad y vileza es un maestro.

Dios, cambia el corazón equivocado,
haz que liberen todo secuestrado
y que tus santas normas con esmero

practiquen pronto, y cuando se arrepientan
de secuestrar, en sus entrañas sientan
que paz palpita en el país entero.





Añoranza

No eleva soberbio ni rápido el vuelo
el cóndor longevo que el cielo surcaba
retando montañas cubiertas con hielo
burlando crisoles hirvientes de lava.

Tampoco levanta la cresta orgulloso
ni exhibe su rostro que Febo envidiara.
¡Tristeza indecible del ojo lloroso
del rey de la altura que raudo alcanzara!

Despierta azorado, dolido y contrito
de un sueño imposible de ser poderoso,
dejando en su pecho que fue de granito
las ansias frustradas de inerte coloso.

Y búrlase sólo - en triste garita -
del hombre ambicioso de gloria y poder
que al cóndor envidia con sed inaudita,
que olvida que es duro ¡subir y caer!






¡Maestro!


¡Oh lámpara votiva de mística flagrancia
que sola te consumes con magistral paciencia
en el altar adusto forjado por la Ciencia
que ofrenda tu alma ilustre, rival de la ignorancia!

Mi Patria necesita la singular prestancia
de toda la nobleza de tu labor esencia,
la Patria lacerada que exige tu presencia
cual bálsamo devoto de prístina fragancia.

Maestro: qué te importa que solo te consumas,
que tu labor de mártir con dignidad asumas;
que importa que este mundo que el genio no valora

te deje solitario en arduo cautiverio
si tomar orgulloso la cruz del magisterio
¡es redimir, cual Cristo, al hombre que le ignora!




©2007 Derechos reservados Ramiro Padilla Guerrero

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://coliterariacolombia.foro-colombia.net
 
CAPÍTULO II: Cuando los ritmos del corazón añoran la rima perdurable
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 50 Primeras Citas (E&B) ~ Capítulo 4.
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» Dragon Ball 2nd Epoque-Capítulo 29
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
COLOMBIA LITERARIA :: POESÍA y ESCRITOS DE RAMIRO PADILLA GUERRERO :: LIBROS Y POEMARIOS-
Cambiar a: